Translate

miércoles, 28 de junio de 2017

Cine e Historia - "Malcolm X"


Título original: Malcolm X
Año: 1992
Duración: 194 min.
País: EE.UU.
Director: Spike Lee.
Guión: Arnold Perl y Spike Lee.
Productora: Warner Bros / Largo International / 40 Acres, A Mule Filmworks
Reparto:  Al Freeman jr., Albert Hall, Angela Bassett, Delroy Lindo, Denzel Washington, Lonette McKee, Spike Lee y Martin Donovan.
Música: Terence Blanchard. 
Fotografía: Ernest Dickerson. 
Sinopsis: Malcolm Little (Denzel Washington) nació en 1925 en Omaha, Nebraska. Su padre, ministro baptista, murió siendo él niño y su madre acabó en un psiquiátrico cuando el Ku Klux Klan incendió su casa. Rechazado por el ejército, se hizo delincuente y fue a parar a la cárcel, donde se convirtió al Islamismo y cambió su apellido por una X, como símbolo de los que ignoran su origen. Una vez libre, lideró la oposición más radical contra el racismo, pero tras peregrinar a la Meca suavizó sus posturas. Casado y padre de seis hijos, murió asesinado en 1965.


Malcolm X Nació como Malcolm Little en 1925 en Omaha, Nebraska, y creció en una atmósfera de violencia racial. Sus padres, militantes afroamericanos, fueron regularmente atacados por turbas racistas. Poco después de que su padre fuera encontrado muerto (la versión oficial afirma que sufrió un accidente, los rumores alegan que en realidad fue asesinado por parte del Ku Klux Klan), su madre sufrió una crisis nerviosa y fue internada en un hospital siquiátrico. El joven Malcolm deambuló entre reformatorios antes de instalarse en Nueva York, donde coqueteó con la delincuencia juvenil y fue encarcelado durante años por robo.

La industria de Hollywood reflejó una ‘cultura de la victoria’ basada principalmente en los ideales estadounidenses de excepcionalismo y triunfalismo. Estos ideales se expresaron a principios del siglo veinte en el cine a través del género del western; al parecer el relato bélico por medio de la pantalla expresó y propagó mejor que ningún otro medio la cultura y el pensamiento de la clase dominante debido a que como bien afirma Eric Hobsbawm “A diferencia de la prensa, que en la mayor parte del mundo interesaba sólo a una pequeña elite, el cine fue, casi desde el principio, un medio internacional de masas”.

Es en la década del ‘20 en los Estados Unidos en donde podemos situar el nacimiento del cine de protesta, los diversos grupos étnicos y sociales fuera del hegemónico ‘WASP’ (White Anglo-Saxon Protestant) que representaba al establishment, comenzaron a expresarse por medio del audiovisual. Los más radicales fueron los negros produciendo algunos ‘contrafilms’ como por ejemplo ‘The Birth of a Race’ que representaba la visión negra de la sociedadestadounidense, pero con muy poco éxito hasta en la población negra. La segunda oleada de films producidos por negros a partir de los setenta tuvo un mayor éxito debido a la inclusión de un mayor realismo, anteriormente negado.

La década del ochenta, bajo la presidencia de Ronald Reagan, estuvo marcada por la implementación del modelo neoliberal, la economía estaba dominada por la especulación; se terminó de desmontar el ‘estado de bienestar’ y con políticas de austeridad se logró ampliar la brecha entre ricos y pobres de una forma inédita, aumentando los índices de desempleo y subempleo. La cantidad pobres aumentó considerablemente, los más golpeados por esta pobreza fueron los negros con una población del 33,8 % por debajo del límite de la pobreza.

La redistribución de la riqueza de abajo hacia arriba expresó cifras descomunales, el Empobrecimiento de los que menos tenían dejó a una gran masa de la población desolada A finales del mandato de Reagan, la diferencia entre ricos y pobres en los Estados Unidos había aumentado de forma dramática. Mientras que en 1980 los altos ejecutivos de las corporaciones ganaban 40 veces más de lo que ganaba el obrero medio, en 1989 ganaba 93 veces más.

Con la llegada del vicepresidente de Reagan, George Bush, a la presidencia en enero de 1989 poco y nada cambiarían las líneas de gobierno. En dicho contexto el productor, director, guionista y actor de cine Spike Lee realizó su obra cumbre.

Spike Lee
Ya en los años noventa, la película de Spike Lee se puede situar dentro del grupo que podemos denominar ‘contra-consenso’, debido principalmente a que posee una actitud crítica hacia la sociedad estadounidense en general, especialmente a su población blanca. Este film no busca por medio de la crítica la reforma del sistema como la mayoría de las películas ubicadas dentro de la línea del consenso lo hacen; estos últimos en sus instancias finales intentan demostrar que el sistema funciona aunque sea por medio de válvulas inesperadas; en cambio el film analizado se encarga constantemente de remarcar las fisuras del sistema de las cuales la población negra son los más perjudicados y la única solución posible al problema es la unión de todos los afro-americanos con el fin de tener una mayor fuerza de acción en contra de la opresión generalizada.

La película ‘Malcolm X’ posee ciertas particularidades. Su productor Spike Lee es reconocido en el ambiente del cine por ser un productor independiente y un acérrimo crítico de Hollywood y su aparato político, económico y cultural, sin embargo para este film optó por firmar un contrato con la Warner Bros, una de las más reconocidas firmas audiovisuales a nivel global, para llevar adelante su más ansiado proyecto. 

Una vez firmado dicho contrato comenzaron los conflictos. El primero de ellos fue la negativa de Spike Lee en aceptar a Norman Jewison (director impuesto por la Warner) debido principalmente a que Jewison era blanco y el proyecto necesitaba, según Lee, un director negro. Jewison dio un paso al costado y se solucionó el problema. Otro dilema surgió en torno al presupuesto y la duración de la película, Lee pidió 31 millones de dólares, cuando la Warner aportó tan solo 20 millones con el fin de que la duración del film sea de 135 minutos y no 195 minutos como era el proyecto original. El conflicto nuevamente se resolvió a favor de Lee debido a que los 11 millones de dólares restantes fueron aportados, en condición de donación, por celebridades afro-americanas (entre otros los jugadores de básquet Magic Johnson y Michael Jordan, la cantante Janet Jackson y el actor Bill Cosby). En cuanto a la duración de la película, la Warner cedió su posición debido a las reacciones positivas que obtuvieron en el público los primeros avances de la película.

Denzel Washington y Malcolm X
El film ‘Malcolm X’ es un drama que está basado en hechos reales, al ser una película biográfica las acciones del film giran en torno a un solo personaje. Dicha reconstrucción es ampliamente realista, a pesar de ciertas licencias que se tomó el director de la película, la época que intenta evocar está muy bien lograda debido a la meticulosa inclusión de ropas, objetos, escenarios y hechos de la época. Por otra parte el film posee claramente cuatro secciones diferenciadas en las cuales al mismo tiempo coexisten cortes abruptos con cortes de transición. La introducción se encarga de presentarnos al personaje, nos muestra la vida cotidiana de cualquier afro-americano en la década del cuarenta que debido a los trastornos de una niñez perturbada, se ve perdido en medio de la delincuencia y las drogas. La segunda parte de la película es su paso por la prisión en donde la vida de Malcolm X cambia radicalmente debido a su conversión al islamismo y su integración a la organización musulmana denominada ‘Nación del Islam’. La tercera sección muestra su militancia, la cual debido a su carisma y poder de retórica produce el crecimiento de su grupo a la par que crece su figura mediática. La última sección se da a partir del quiebre de relaciones con la ‘Nación del Islam’ y su cambio de pensamiento luego de su peregrinación a La Meca, ambos factores que lo llevarían a su trágico destino.

La reconstrucción del film y su estructura es ampliamente didáctica, este aspecto es más notable en la introducción del film, en la cual al mismo tiempo que relata la historia de Malcolm Little (El nombre de Malcolm Little fue dejado de lado al convertirse al islamismo y el ‘Little’, apellido dado por los esclavistas a sus antepasados, fue intercambiado por una ‘X’ Malcolm cambia su apellido por una X. La equis de lo desconocido, del apellido perdido en sus orígenes africanos por culpa del demonio blanco que en matemáticas significa lo desconocido) antes de su paso por prisión, va introduciendo escenas de su niñez, las cuales son explicadas por él mismo con su voz en off. De esta forma el director apela a la inclusión de información necesaria para la comprensión del complejo personaje sin tener que relatar una historia lineal desde su niñez que por motivos de duración del film es necesario recortar.

El único personaje ficticio de la película es Baines (personificado por Albert Hall). En un primer momento Baines es quien dentro de prisión rescata a Malcolm X de la drogadicción. Baines expresa que 
“Lo primero que un negro debe tener es respeto por sí mismo. Respetar su cuerpo y su mente. Dejar de meterse en su cuerpo los venenos del blanco. Sus cigarrillos, sus drogas, su licor, sus mujeres blancas (…)”. 
Baines también crea en Malcolm X la necesidad del conocimiento, lo que lo lleva a su conversión al islamismo y a su militancia dentro de la ‘Nación del Islam’. Según Baines el conocimiento de lo que piensa el hombre blanco es de suma importancia y éste le enseña a atacar la base de dicho pensamiento, esta idea se expresa en la escena en que acompaña a Malcolm X a la biblioteca de la prisión y le hace leer de un diccionario las definiciones de negro y blanco; en esta escena Spike Lee acude a un recurso que en nuestro campo se denomina cita textual, debido a que mientras Malcolm X lee en voz alta las definiciones de los términos mencionados anteriormente la cámara sigue las palabras del texto. La primera definición expresa: “Falto de luz. Ausencia de color. Envuelto en tinieblas. Oscuro o sombrío. Sucio, opaco, hostil, terrible (…) malvado o muy perverso (…) desgracia, deshonor, culpabilidad, malintencionado, engañoso, sinvergüenza.” La segunda definición: “El color de la nieve pura (…) lo opuesto a negro. Libre de mancha, inocente, puro. Sin mala intención, inofensivo, honesto, equitativo y honorable”. 


Baines continúa inculcándole ideas a Malcolm X; como por ejemplo la escena en que les habla a varios presos negros, en donde afirma 
“Cuando ese astuto demonio de ojos azules nos encadenó a 100 millones de nosotros, destruyó nuestras familias, nos torturó, nos alejó de nuestro idioma, nuestra religión, nuestra historia. Déjame hablarte de historia negra. Nosotros somos los primeros hombres. (…) pero ellos nos enseñan que colgábamos de los árboles. Eso es mentira (…) éramos una raza de reyes cuando los blancos andaban en cuatro patas en Europa. ¿Ustedes saben de dónde venimos? ¿Cuál es tu nombre?” 
le pregunta a Malcolm X a lo que él le responde: “Malcolm Little” Baines le dice 
“No. Ese es el nombre que los esclavistas le dieron a tu familia. Ni siquiera sabes quién eres”. 
En cierto modo el rol de Baines dentro de prisión representa el pensamiento cristalizado del futuro Malcolm X. Hasta este punto el personaje de Baines estuvo basado en un personaje verídico. Fuera de prisión encarnará la traición de la ‘Nación del Islam’ y sus ministros condensado en éste único personaje, borrando de la historia a Louis X (Louis Farrakhan) y los demás conspiradores en el asesinato de Malcolm X, lo cual lo pone en un dilema de carácter moral dado que Malcolm X le debía según él todo a Baines por haberlo salvado de las drogas y la delincuencia, motivo por el cual no puede concebir una traición que parta de él.

La controvertida muerte de Malcolm X poco y nada se pone a debate, la película afirma mediante ciertos diálogos que el asesinato fue llevado a cabo por miembros de la ‘Nación del Islam’ ayudados presuntamente por alguien más: “Ellos no están trabajando solos, los están ayudando mucho” afirma Malcolm X a su esposa en una charla telefónica. La ayuda nunca se especifica aunque uno puede llegar a entender que esta proviene del FBI y/o la policía. Esta noción queda a interpretación del espectador. La escena siguiente a la charla telefónica mencionada muestra como el FBI tiene intervenidos sus teléfonos, grabando y escuchando sus llamadas; también tienen innumerables cantidad de fotografías producto de la investigación de dos agentes federales blancos que siguieron a Malcolm X en sus viajes por África y Asia. Por otra parte la policía está presente en las afueras del salón ‘Audobon’ antes, durante y después del asesinato de Malcolm X

Gente esperando para ingresar al recinto donde se velaba  a Malcolm X

Después del asesinato de Malcolm X en febrero de 1965 y con motivo de su funeral, Ossie Davis pronunció un conmovedor discurso el cual fue parcialmente recreado con el fin de incluirlo en la película; este discurso en forma de moraleja se encargó de reafirmar la condición de Malcolm X como un afro-americano, al mismo tiempo que la pantalla muestra imágenes reales de Malcolm X, imágenes de su funeral, imágenes de su viaje por Egipto, su saludo con Mohammed Alí, su saludo con Martin Luther King e imágenes de ‘Los Panteras Negras’, entre otras; la voz en off de Ossie Davis comenta:
“Nuestro propio Príncipe Negro que no titubeó al morir porque nos amaba tanto (…) Dejemos que su partida nos sirva solo para unirnos ahora”.
No es casualidad que las dos escenas finales del film sea la reivindicación de Malcolm X en dos escuelas primarias diferentes, la primera una escuela norteamericana en la cual la maestra apela a la frase “Todos somos Malcolm”, frase que repiten los niños afro-americanos, y una segunda escuela ubicada en Soweto con la participación especial del líder político y luchador contra el apartheid Nelson Mandela en el papel de un maestro quien ante su clase repite las palabras de Malcom X :
“Como el hermano Malcolm dijo: ‘Reclamamos nuestro derecho en esta tierra de ser hombres, de seres humanos, de recibir los derechos de un ser humano, de ser respetados como seres humanos en esta sociedad, en esta tierra, este día, lo cual pretendemos hacer valer…”
¿Martin o Malcolm? 
Es una pregunta recurrente cargada de falsas analogías y fáciles respuestas. Martin Luther King es venerado en EEUU, tiene su propia fecha conmemorativa oficial, su figura es menos controvertida y está asociada a la amabilidad, a la doctrina cristiana del «poner la otra mejilla». Por el contrario, Malcom X no tiene fechas en las que se celebren su memoria y su legado, era más polémico, musulmán y su imagen se asocia al «ojo por ojo» y a la idea del «by any means necessary» (sea como sea, por todos los medios necesarios) que algunos se afanan en asociarlo con la metodología del yihadismo. Nada más artificial y más lejos de la realidad.

No cabe la simplificación del «Martin era bueno y apostaba por la harmonía racial» y «Malcolm era demasiado violento y apostaba por el racismo negro». MLK no fue solo el memorable discurso del «I have a dream», ni MX «el negro más agresivo de América». Fueron amigos y se respetaron. Fueron sensibles a los desposeídos y a los vietnamitas masacrados. Ambos fueron muertos. Sus tragedias fueron las de aquellos líderes que nacen antes de su tiempo.


Sin embargo, Malcolm X es considerado por otros como portavoz de un mensaje de odio y venganza. Violento, radical, racista, misógino, y antaño mafioso, traficante y proxeneta.

Como ya señalamos, cuando Malcolm tenía seis años murió su padre y a raíz de ello su madre ingresó en un sanatorio mental. De este encierro -son 24 años los que permanece en el psiquiátrico- Malcolm concluirá que las mujeres son generalmente débiles y poco fiables. Se traslada a Boston a casa de la hermanastra de su madre. Allí mantiene una vida hedonista, de pillaje y gamberreo. El historiador y ganador del Pulitzer Manning Marable relata en la exhaustiva biografía ‘Malcolm X: una vida de reinvención’ que Malcolm mantuvo durante esos años una relación homosexual remunerada con un acaudalado hombre blanco.

Le ofrecieron trabajo en una empresa ferroviaria de Nueva York por lo que se trasladó a Harlem. Allí entra en el hampa. Dentro de la mafia se dedica a las estafas, apuestas, atracos, proxenetismo y tráfico de drogas. Posteriormente en sus memorias justificará esta actitud diciendo que se hallaba “sumido en la sociedad del hombre blanco [sic]”. Con 21 años es condenado a entre ocho y diez años de prisión en Norfolk, Massachussets, por atraco a mano armada. Convertido al islam, ingresa en la secta musulmana ultranacionalista afroamericana Nación del Islam (NDI, llamada también Los Musulmanes Negros). El ala radical de la NDI, donde se encontraba Malcolm, afirmaba que Alá habría creado primero a la raza negra y que el demonio (Yacub) había creado la demoniaca raza blanca para vengarse de Alá.

En 1960 fundó el periódico oficial de la secta, titulado ‘Muhammad speaks’. Fue soporte e inspiración para el boxeador Muhammad Ali (Cassius Clay) que también formó parte de la Nación del Islam y después de los Black Supremacists o Black Power (supremacistas negros). Por ejemplo, Malcolm se postuló absolutamente en contra de los matrimonios Mixtos: los negros con los negros y los blancos con los blancos.

Malcolm X recorrió el país impulsando un mensaje “Black Power” que va más allá de la postura oficial de la Nación del Islam, con un mensaje más radical y más xenófobo. Radical hasta el punto en que llegará a sentarse a la mesa con miembros del Ku Klux Klan y del Partido Nazi de los EE.UU. para llegar a un acuerdo político a favor de la segregación racial. Tras unas desatinadas declaraciones acerca del asesinato de Kennedy –dio a entender que se alegraba-, las mismas autoridades de la Nación del Islam le apartaron de los cargos públicos que le habían asignado.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/2307263039499502