Translate

jueves, 10 de mayo de 2018

El asalto a Eben-Emael

El fuerte de Eben-Emael se hizo muy conocido durante la batalla del 10 de mayo de 1940, cuando un pequeño equipo de paracaidistas alemanes logró controlar la artillería del fuerte en menos de 15 minutos. Organización, innovación y audacia fueron las claves del éxito alemán.

A las 4:25 a.m. en la oscuridad previa al amanecer del 10 de mayo de 1940, nueve planeadores alemanes se detuvieron silenciosamente para detenerse en la cima de la colina de la fortaleza más fuertemente defendida de Europa.

Estos paracaidistas estaban a punto de atacar lo que se consideraba la fortaleza más inexpugnable de Europa, una misión que se consideraba poco menos que suicida. Sin embargo, a las 11:30 am del día siguiente, un oficial belga con una bandera blanca, apareció en la entrada del Fuerte Eben-Emael para entregar la enorme fortificación de concreto a las fuerzas alemanas. De los apenas 85 zapadores alemanes que entraron en acción el 10 de mayo, 6 resultaron muertos y 15 heridos, sin contar las heridas recibidas por algunos en el momento del aterrizaje, por otra parte, según fuentes belgas, en el momento del ataque al fuerte sólo se encontraban 750 de los 1200 hombres que constituían su guarnición; al parecer, el 15 % estaba de permiso y los restantes acantonados en los pueblos vecinos. Los belgas tuvieron 23 muertos y 59 heridos. La captura del fuerte de Eben-Emael es famosa por ser el primer ataque por planeadores del mundo. Esta acción audaz cambió la forma en que los estrategas militares procesarían la guerra en el futuro, y todavía influye mucho en la planificación militar de hoy.



Eben-Emael fue el principal bastión central en una gran cadena de 12 fortalezas belgas formidables, intercaladas con obstáculos naturales de marismas, ríos, valles y montañas que rodeaban la ciudad de Lieja y protegían la entrada a las llanuras del centro de Bélgica. Este anillo de fortalezas se llamó Position Fortifiée de Liège. Situado junto al recientemente construido Canal Alberto de 45 metros de ancho, excavado como una barrera defensiva estratégica, el fuerte tenía grandes casamatas de armas emplazadas sobre el lado del canal. Su función era proteger los tres grandes puentes de acero que un ejército alemán tendría que cruzar para entrar en Bélgica y los Países Bajos.

Era imprescindible apoderarse de los puentes sobre el canal Alberto antes de que sufrieran daños, y poner fuera de combate a EbenEmael. Teniendo en cuenta los preparativos del Ejército belga, no sería posible conseguir ninguno de estos objetivos empleando sistemas de guerra ortodoxos, ni siquiera recurriendo a las tropas paracaidistas. Por lo tanto, el mando alemán decidió utilizar planeadores de transporte, capaces de acercarse a las posiciones enemigas de un modo silencioso e invisible, a la media luz del alba; y como hasta entonces no se hablan empleado nunca en tan amplia escala como medio de combate, tendrían a su favor el importante factor sorpresa. Pero para que este factor sorpresa fuera efectivo, era indispensable que los planeadores aterrizaran en el mismo instante en que el Ejército alemán comenzara a cruzar la frontera. Por lo tanto, el Ejército debía establecer el momento de su ataque adaptándose a las necesidades de las unidades aerotransportadas, y sólo después de mucho insistir consintió en dar la prioridad a un medio tan poco conocido y hasta entonces nunca experimentado.

La importancia de estos tres puentes no puede ser subestimada. Las divisiones de Hitler primero necesitaban cruzar los Puentes de Kanne, Vroenhoven y Veldwezelt para ingresar a Bélgica. Si las fuerzas avanzadas de Hitler fuesen detenidas aquí, habría tiempo suficiente para que los ejércitos belga y holandés prepararan posiciones de defensa más hacia el interior, y la invasión se mantendría el tiempo suficiente para que los ejércitos francés y británico llegaran a la escena

¿Por qué eligió Hitler atacar la fortaleza más fuertemente armada de toda Europa como su impulso inicial en la Segunda Guerra Mundial? Fort Eben-Emael se encuentra a 15 millas de la frontera alemana, al sur de la ciudad holandesa de Maastricht, y junto al río Meuse, la frontera entre los Países Bajos y Bélgica. Con la caída de Eben-Emael, el corazón de Bélgica estaría abierto a la invasión.


El diseño de Eben-Emael lo hizo virtualmente inexpugnable por las fuerzas de tierra convencionales; de hecho, fue construido para "disuadir a un agresor del este de contemplar la violación de la neutralidad belga".

Con forma de punta de flecha o diamante, con la punta afilada hacia el norte, el fuerte mide algo más de un kilómetro de norte a sur y casi 800 metros de este a oeste, y ocupa un área del tamaño de 70 campos de fútbol.


Las defensas del fuerte aprovecharon los obstáculos naturales y de ingeniería que harían demasiado costoso el ataque. El  Canal Alberto, que corría a lo largo de su borde oriental, estaba bordeado por muros de hormigón casi verticales de unos 40 metros de altura, lo que imposibilitaba el asalto desde ese punto. Al oeste, el fuerte estaba bordeado por el río Geer y reforzado por una zanja antitanque. Hacia el sur estaba defendida por una zanja antitanque de 9 metros  de ancho y 6 metros de profundidad.

Las capacidades y el armamento ofensivo y defensivo de Fort Eben-Emael eran impresionantes, incluso para los estándares actuales. Para intimidar a cualquiera que considerara atacar el fuerte, se colocaron  16 emplazamientos de armas. La parte superior del fuerte, 120 pies más alta que el fortín de entrada en la base, estaba salpicada de siete fortines armados con cañones antitanque de 60 mm y ametralladoras, rematados con pequeñas cúpulas de observación de concreto.


Otras seis casamatas de concreto se ubicaron alrededor de la parte superior de la fortaleza, cuatro de las cuales estaban armadas con cañones triples de 75 mm con un alcance de siete millas. Dos de estas casamatas estaban en posición de disparar al norte, donde se encontraban el Canal de Albert y Maastricht, por lo que se las llamó casamatas de Maastricht. Dos casamatas miraban hacia el sur, hacia la pequeña ciudad de Vise, y se llamaban Vise 1 y Vise 2. Estas casamatas cubrían los puentes del sur del Canal Albert y también podían usarse para disparar sobre las otras fortalezas alrededor de Lieja si eran atacadas.

Tres grandes cúpulas en forma de platillo volador con cúpulas blindadas giratorias de 360 grados de 12 pulgadas de espesor equipadas con cañones gemelos de 75 mm que podían disparar en todas las direcciones también se colocaron en la parte superior de la fortaleza. Las cúpulas pueden elevarse cuatro pies por encima de la casamata para una mejor observación y elevación de disparo y luego se retraen para volver a cargar. La cúpula central tenía las armas más grandes en la fortaleza: dos cañones de 120 mm colocados uno junto al otro para obtener el máximo efecto de potencia de fuego. Tres falsas cúpulas hechas de acero delgado fueron emplazadas alrededor del perímetro de la fortaleza para confundir aún más y disuadir a posibles atacantes. Cada casamata o cúpula tenía elevadores eléctricos para proporcionar municiones a los emplazamientos de armas.

Estratégicamente ubicado en las alturas de mando con vistas al Canal de Albert y varios puentes clave, la gigantesca fortaleza de Eben-Emael solo podía ser penetrada con éxito con un asalto de tropas aerotransportadas 

A pesar de la impresionante ametralladora y los emplazamientos antiaéreos, la superficie superior del fuerte carecía de cinturones completamente desarrollados de alambre de púas, minas y trincheras para proteger a las casamatas y cúpulas del ataque aéreo directo simplemente porque los planificadores belgas nunca pensaron en un ataque aéreo. La escasez de emplazamientos antiaéreos indica exactamente cuán ajenos estaban los planificadores a tal eventualidad. El asalto aéreo, ya sea por paracaidistas o planeadores, todavía no se había conceptualizado completamente en 1940.   Hitler ordenó a sus tropas aerotransportadas que entrenen en absoluto secreto, para que los belgas no fueran advertidos de sus planes.

La dotación normal de soldados de la guarnición era 500, más otros 200 para los deberes del comando, técnicos, y administrativos. Sin embargo, en mayo de 1940, muchos estaban enfermos de irritación respiratoria y de garganta debido a sus períodos de una semana en los polvorientos túneles. El 9 de mayo de 1940, el día antes del ataque, la fuerza de la batería de la pistola disminuyó en 100 hombres, ya que muchos soldados reclutados, con la guerra amenazante, fueron reclutados en el ejército belga. Entre soldados enfermos, reclutas cuyo servicio había expirado y 150 hombres adicionales de permiso, la guarnición tenía 250 hombres por debajo de la capacidad operativa en este momento crucial.

El plan alemán para tomar Fort Eben-Emael
El asalto aéreo a Fort Eben-Emael fue solo una parte de un complejo aerotransportado   y plan de ataque terrestre. La estrategia de Hitler requería que se lanzaran otras tres incursiones con planeadores al mismo tiempo que el grupo principal, con 87 hombres asignados, asaltaba Eben-Emael.

Estos tres grupos debían tomar los tres puentes de carretera a través del Canal Albert. Todos los puentes habían sido cableados para su demolición por los belgas, por lo que los grupos de asalto debían aterrizar lo más cerca posible de los puentes y atacar sorpresivamente antes de que pudieran ser destruidos por los defensores belgas. 

En la medianoche del 9 de mayo, el Alto Mando alemán, Oberkommando des Heeres (OKH), emitió órdenes de comenzar la invasión de Bélgica. El Capitán Koch recibió las órdenes a las 12:40 a.m., despertó a los hombres a las 3 am y les ordenó que hicieran los preparativos finales. La hora de salida fue   4:30 a.m., calculado para tener los cuatro grupos de planeadores aterrizando a las 5:25 a.m. en sus diversos objetivos. 

La caída de Eben-Emael demostró cómo un ataque sorpresa rápido y duro golpearía a los defensores, causando que la moral cayera rápidamente, lo que llevaría a la rendición. Eben-Emael cayó en poco más de 31 horas. Todos los oficiales participantes en la incursión recibieron la Cruz de Caballero, y los suboficiales y soldados  recibieron una generosa asignación de Cruces de Hierro, presentada personalmente por Hitler en una ceremonia especial el 15 de mayo de 1940.


El osado asalto allanó el camino para la rápida victoria alemana en Occidente. En cuestión de semanas, el ejército de Hitler entró en París.

Toda la operación fue comandada por el Hauptmann (capitán) Walter Koch, de la Luftwaffe. De solo 29 años de edad. Koch había nacido el 19 de septiembre de 1910 en Bonn.  Un año después participaría de la primera oleada de paracaidistas en el ataque a Creta, con el grado de Mayor. En el primer día de combates fue herido en la cabeza y repatriado en junio y promovido al grado de Oberstleutnant (Tte. Coronel) en abril de 1942. Enviado a Túnez en noviembre de ese año, Koch y su 5° Regimiento de Paracaidistas tuvieron su primera acción en África en Depienne Airfield, dos semanas después. El 2° batallón de paracaidistas británico bajo el mando del teniente coronel John Dutton Frost tuvo la tarea de asegurar los aeródromos en Depienne. Al encontrar los aeródromos abandonados, Frost, en busca de otros objetivos tuvo que dejar a varios hombres heridos bajo la protección de un solo pelotón detrás. Detectados por una patrulla de Koch, los paracaidistas británicos fueron rápidamente derrotados y tomados prisioneros de guerra. Koch hizo que sus médicos trataran a los heridos y los dejaran atrás con agua, comida y cigarrillos antes de entregárselos a las fuerzas de tierra alemanas. Estas fuerzas alemanas, actuando de acuerdo con la Orden de Comando, estaban preparando la ejecución de los prisioneros británicos. Koch consiguió detener la ejecución, exigiendo el tratamiento adecuado de los prisioneros. Después de una acalorada discusión, los soldados británicos fueron llevados a un campo de prisioneros de guerra; sin embargo Koch fue  herido y trasladado a Berlín, donde fue duramente reprendido, por su abierta crítica a la Orden del Comando emitida por el OKW, el Alto Mando de las fuerzas armadas alemanas, el 18 de octubre de 1942 estableciendo que todos los comandos aliados encontrados en Europa y África deberían ser fusilados inmediatamente, incluso con uniformes o si intentaron rendirse. Tal orden nacía de una nota escrita personalmente en el comunicado diario de la Wehrmacht por Adolf Hitler que decía 
En el futuro, todas las tropas de terror y sabotaje de los británicos y sus cómplices, que no actúan como soldados, sino como bandidos, serán tratados como tales por las tropas alemanas y serán eliminados sin piedad en la batalla, donde sea que aparezcan.
Moriría en Berlín, mientras todavía se recuperaba de sus heridas, el 27 octubre de 1943 a causa de un extraño accidente de tráfico. Veteranos de su regimiento atribuyeron su muerte a la Gestapo, en venganza por atreverse a desafiar la orden.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/2519986144893856

lunes, 7 de mayo de 2018

Un arma, un símbolo del Siglo XX

"De todas las armas del vasto arsenal soviético, nada más rentable que el Avtomat Kalashnikova modelo 1947, más conocido como AK-47 o kalashnikov. Es el fusil de asalto más popular del planeta, un arma que adoran todos los combatientes. Cuatro kilos de amalgama elegante y simple de acero forjado y madera que no se rompe, no se atasca ni se recalienta. Dispara cubierto de barro o lleno de arena. Es de manejo tan fácil que un niño puede usarlo, y lo hacen. Los soviets lo pusieron en una moneda, Mozambique lo puso en su bandera. Desde el fin de la Guerra Fría, el kalashnikov se ha convertido en la mayor exportación de Rusia, por delante del vodka, y el caviar”. 

La frase la dice Nicolas Cage como Yuri Orlov en 'El señor de la guerra'. Y es completamente cierta.

Mijail Kalashnikov
El AK-47 ha desbordado los límites de la antigua Unión Soviética, para aparecer en manos de Fidel Castro o Salvador Allende, así como dictadores como Sadam Hussein o incluso Osama Bin Laden. Guerrilleros, niños soldados, narcos y delincuentes por igual lo han alzado, a veces simplemente como muestra de poder.

Míjail Kalashnikov nació el 10 de noviembre de 1919 en la localidad de Kurya, territorio de Altai, hijo de una pobre familia campesina. Fue uno de 18 hijos, de los cuales sólo sobrevivieron seis.

Ingresó al Ejército Rojo en 1938, donde sus capacidades de diseñador fueron utilizadas para mejorar la efectividad de las armas y los equipos de los regimientos de tanques soviéticos.

Después de una herida recibida en octubre de 1941, cuando un mortero alemán impactó el tanque que comandaba, Kaláshnikov empezó a diseñar el fusil que llevaría su nombre y lo haría famoso.

Un año y medio antes de su muerte en diciembre de 2013, a los 94 años. escribió una carta al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, Cirilo I, y en ella se preguntaba si era culpable de las muchas muertes causadas por su creación.

En uno de sus párrafos se pregunta;
"Mi dolor espiritual es insoportable. Sigo haciéndome la misma pregunta sin resolución: si mi rifle le quitó la vida a personas, ¿podría ser que yo sea culpable de esas muertes, aun cuando fueran enemigos?"
Sin embargo, un portavoz de Cirilo I dijo que cuando las armas sirven para defender la patria, la Iglesia Ortodoxa apoya a quienes las crearon.

No creo que se pueda encontrar en toda la historia un hombre que haya tenido la oportunidad de ver su obra presente en los símbolos nacionales de un estado, excepto Mijail Kalashnikov. Su creación más famosa, el fusil AK-47 está presente en la bandera y en el escudo de Mozambique.


El AK-47, representa la determinación del pueblo para proteger y defender su libertad. La presencia simbólica del arma es una evocación de la violencia armada que ese país ha experimentado durante su corta historia como nación independiente. 

También lo encontramos en el  escudo nacional de Timor Oriental, en vigor desde 2007. En él puede observarse un fusil AK-47 situado delante de una flecha de color amarillo o dorado y sobre un arco del mismo color, que representan las luchas y resistencia de la población timorense por la independencia.


A raíz de la revolución que puso, entre otros, el cambio de nombre del estado de Alto Volta, llamado a partir de entonces Burkina Faso, en 1984 se adoptó un emblema circular de inspiración socialista. En él puede verse un fusil de asalto AK-47. Los elementos del escudo están envueltos por el lema nacional “LA PATRIE OU LA MORT: NOUS VAINCRONS” (“La patria o la muerte: Venceremos”). Estuvo vigente hasta  1997


Finalmente, encontramos al AK-47 presente en el escudo de Zimbabue, aprobado en 1981, junto a una azada. Ambos representando la transición de la guerra a la paz y la democracia.


Se dice que el AK-47 está basado en el rifle de asalto alemán STG-44 (Sturmgewehr), pero esto no es del todo cierto. Tras hacerse con una carabina alemana Mkb-42(H) en 1943, surgió la cuestión sobre la creación de un sistema de armas ligeras de cartucho intermedio.

Mkb-42(H)
Posteriormente a los ingenieros soviéticos se les encomendó la tarea de crear un rifle automático de cartucho intermedio según el modelo alemán. En el concurso que tuvo lugar en 1944 la vencedora fue la metralleta de Sudáev (AC-44). 

Sin embargo, en 1946 el diseñador Sudáev falleció y nadie pudo finalizar el proyecto. El asunto quedó en el aire. Poco después se anunció un nuevo concurso cuyas bases pasaban por usar la experiencia ya adquirida con la metralleta de Sudáev, y no del Sturmgewehr (Stg-44). Más tarde, tras una serie de complicadas y largas pruebas se decantaron por el fusil automático de Kaláshnikov de calibre 7,62 (o AK-47). A pesar de su designación que refiere al año de 1947, no fue hasta 1949 cuando finalmente se adoptó y empezó a producirse en masa, para posteriormente aparecer entre las filas del ejército. La primera vez que se usó con fines militares fue durante la operación Vijr en Hungría en octubre de 1956.

Se trata de un arma sencilla de fabricar y operar; sus piezas se hacen de acero estampado con apenas algunas soldaduras y está diseñada para que dispare incluso bajo el agua, con arena o con un casquillo suelto en el cajón de mecanismos. El mobiliario original era de madera contrachapada, pero hay versiones con piezas de plástico, con culatas plegables de metal o polímeros y con cañones de diferentes longitudes.

Su funcionamiento es de recarga accionada por gas: un tubo superior característico desvía parte de los gases del disparo hacia un pistón que se mueve hacia atrás, abre el cerrojo rotativo y expulsa el casquillo usado. Un muelle lo devuelve a su posición cerrando el cerrojo y colocando la siguiente bala en posición de disparo. El ciclo puede repetirse hasta 600 veces por minuto; una gran palanca en el lado derecho permite seleccionar entre Seguro, Tiro a tiro (semiautomático) y Ráfaga.

Su característico cargador curvo, originalmente de chapa estampada aunque hay versiones de baquelita o de polímeros, puede albergar 10, 20 o 30 balas, aunque el rifle también acepta los cargadores de 40 cartuchos de la ametralladora RPK. El proyectil sale a 715 metros por segundo y es capaz de atravesar hasta 10 mm de acero en distancias no muy largas.

Aunque no existen estadísticas, hay quienes afirman que es responsable de más muertes  que la artillería, los ataques aéreos y los cohetes. Su construcción es simple, lo cual lo hace relativamente barato; unos 530 dólares en 2005, aunque en África se puede encontrar por 300 con facilidad. Es tan eficiente en su funcionamiento y la munición tan sencilla de encontrar que, contando descendientes, versiones e imitaciones, se han fabricado entre 80 y 100 millones de ejemplares (de la familia M-16, el segundo en números, hay unos 10 millones). Un niño puede aprender a desensamblarlo y ensamblarlo en 30 segundos, y a usarlo en muy poco más; sin su simplicidad, sería imposible el fenómeno de los niños-soldado
Se han producido muchas versiones. estas son solo algunas:


Algunas estampillas también recuerdan a esta arma y a su creador




También en Facebok en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/2518036325088838


viernes, 4 de mayo de 2018

La guerra y el pincel

Ver la guerra de manera objetiva es imposible, no hay malos ni buenos, sólo violencia y muerte. Desde el punto de vista del arte puede ser aún más subjetivo, pero posible. La expresión artística puede interpretar la violencia de manera que sea un reflejo de esa parte de la ‘naturaleza’ humana, que ha permanecido a lo largo de toda su historia, variando únicamente su capacidad tecnológica para provocar muerte y destrucción.

Estos son solo algunos ejemplos, tomados casi al azar, de las visiones que algunos artistas han plasmado de los horrores de las guerras.



Vasili Vasílyevich Vereshchagin (1842-1904) fue un artista bélico ruso. No es que fuera un tipo violento. Simplemente estaba especializado en pinturas de batallas dotadas de un depurado estilo realista y una exactitud fotográfica de los conflictos históricos.

Nacido en el seno de una familia de la pequeña aristocracia, ingresó en la Marina rusa, algo que debió marcar su vida, porque al finalizar el servicio militar comenzó a estudiar pintura, pero sólo pintura de guerras.

De hecho el artista viajó por muchos países de Europa, Asia y América para documentar las batallas más importantes. Acompañó al ejército ruso en varias campañas en calidad de pintor oficial de las fuerzas armadas.

La guerra es entonces el tema recurrente de este pintor, pero con un objetivo claro: denunciarla. Vereshchagin era paradójicamente un pacifista, aunque cierto es que sus clientes (aristócratas y militares de alta alcurnia) pagaban un buen dinero por pintar las épicas batallas en las que estuvieron, seguramente en la retaguardia lejos del salvajismo de primera fila.

"Sus cuadros son el mejor seguro contra la guerra", le dijo una vez el káiser Guillermo II a Vereshchagin.

El pintor moriría, ironicamente, en la guerra contra Japón, cuando dos minas marinas impactaron en el acorazado en el que viajaba.


"La apoteosis de la guerra" (1871) hace parte de su serie "Los bárbaros''. El cuadro hace referencia a las pirámides de calaveras humanas que el conquistador Tamerlán dejaba como 'monumento' después de batallas ganadas en los siglos XIV y XV en Asia. Al título definitivo adicionó "Esto está dedicado a todos los grandes conquistadores, pasados, presentes y por venir". Consiste de un óleo sobre lienzo, de 127 x 197 cm, que se conserva en la Galería Tetryakov de Moscú)



Christopher Richard Wynne Nevinson (1889-1946) fue uno de los primeros artistas británicos en presenciar los horrores de la Primera Guerra Mundial. Como conductor de ambulancia voluntario en el frente occidental, Nevinson observó el sufrimiento y la carnicería que resultó de la guerra de trincheras en el invierno de 1914-15. Retirado del frente a causa de su fiebre reumática, fue enviado a Francia en 1917 por la Oficina de Propaganda de Guerra Británica. como miembro del programa oficial de artistas de la guerra del gobierno británico. Para el programa, Nevinson produjo una pintura controvertida, "Los senderos de la gloria", que fue prohibida en su exposición individual en Leicester Galleries, Londres, en marzo de 1918. La exposición tuvo lugar en un momento de la guerra cuando la moral parecía en su punto más bajo, y el gobierno supuestamente censuró la pintura porque representaba soldados británicos muertos


Su título, se derivó de la Elegía de Thomas Gray escrita en un cementerio rural, que incluía la línea: "Los senderos de la gloria conducen a la tumba". 

Esta pintura causó alarma al censor de la Oficina de Guerra. Inmediatamente lo prohibió, argumentando que "las representaciones de los muertos tienen un efecto negativo en casa".

Está realizada al óleo, sobre un lienzo de 46 x 61 centímetros y actualmente se encuentra en el Imperial War Museum.



Otto Dix (1891-1969) Sirvió en la Primera Guerra Mundial desde 1915, luchando en el frente occidental en la Batalla del Somme. Aunque un soldado entusiasta (su servicio le valió la Cruz de Hierro de Segunda Clase) La obra de Dix es un registro de los horrores de la guerra, de lo que cambia en quienes la viven; un retrato de la angustia, el miedo, el sentimiento de muerte que vivieron millones de personas. su grabado en aguatinta "Asalto bajo los Gases" (1924) nos muestra una visión de pesadilla. Visto desde el frente, de cerca, lanzando sus granadas entre el alambre de púas y las raíces, los soldados enmascarados ya no son humanos, así como el lugar ya no es real, no hay tierra de hombres en la trinchera.


Cuando los nazis llegaron al poder en 1933, Dix fue despedido de su cátedra de enseñanza de arte en la Academia de Dresden, donde había trabajado desde 1927. La razón dada fue que, a través de su pintura, había cometido una "violación de las sensibilidades morales y subversión del espíritu militante del pueblo alemán".

En los años siguientes, unas 260 de sus obras fueron confiscadas por el Ministerio de Propaganda Nazi. Varias de estas obras aparecieron en la exposición Entartete Kunst (arte degenerado) de 1937-8. La exhibición fue organizada por los nazis para destruir las carreras de aquellos artistas que consideraban enfermos mentales, inapropiados o antipatrióticos.



Alan Moore (1914-2015) acompañó a una unidad británica, la Guardia Galesa, durante la liberación del campo de concentración nazi de Bergen-Belsen el 15 de abril de 1945. Hizo varios bocetos y dibujos y también tomó fotografías de las atrocidades cometidas contra los reclusos principalmente judíos. Estos fueron utilizados como referencia para las pinturas que completó a su regreso a Australia. Más tarde, Moore relató que le aconsejaron tomar fotografías ya que nadie creería los horrores que presenció. Partiendo de esas fotografías y sus dibujos pintó "Ciego en Belsen" en 1947. En la pintura, un ciego tropieza con cuerpos en descomposición, usando su bastón para guiarse a su alrededor. Permite a una persona imaginar las tragedias y los horrores de este lugar y la guerra en general de una manera oscura y silenciosa.


Hablando con ABC en el año 2014, Moore dijo que se vio obligado a dibujar lo que presenció en Bergen-Belsen.
"Quería hacerlo porque pensé que posiblemente detendría el horror, la muerte de la guerra. Pero nunca se han detenido. Siguen y siguen y siguen, de un país a otro".
Está realizada al óleo, sobre un lienzo de 51,2 x 61,4 cm (enmarcado: 72.2 x 82.7 cm) y pertenece a la colección del Australian War Memorial (Melbourne)

jueves, 25 de enero de 2018

Khmer Rouge: el autogenocidio camboyano

En un post anterior, hemos visto parte de la historia temprana del imperio Khmer (ver post). Vamos a ocuparnos hoy de la historia reciente de este país, Camboya, que ha sido devastada por el grupo que la historia conoce como "Khmer Rouge" (Jemer Rojo, en francés) y su oscuro líder Saloth Sar, que el mundo recuerda como Pol Pot, el seudónimo que utilizó para dirigir su régimen.

Banteay Srei es un templo camboyano del siglo X dedicado al dios hindú Shivá. Ubicado en la zona de Angkor en Camboya, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1992
Ya en el Siglo XIII tenemos las primeras referencias del denominado Reino de Kambuya, después conocido como Camboya. El Río Mekong, que atraviesa el país, fue sin lugar a dudas el origen de numerosas ciudades, que crecían en sus márgenes. En ese momento ve un importante florecimiento político y cultural, en esta época este reino ocupaba parte de todos los países del entorno, pero sufrió una decadencia, debido a las ansias de expansión de los países de su entorno. Llegaron entonces contiendas, tensiones, que vio como en el Siglo XV propició la primera gran crisis del país, con el Rey Jemer huyendo hacia el sur del país, el Reino de Kambuya, que había alcanzado cotas impresionantes, inicia su descenso. 

En el Siglo XVI, no obstante, se produjo la visita a este país de misioneros y conquistadores europeos, no en vano, en los primeros años del XVII se produjo la conquista de Tailandia, lo que afectó a las relaciones con su entorno, con países como Siam o Vietnam, que se encontraban en crecimiento. Vietnam se posiciona alrededor del Mekong, poco menos que decir la fuente de vida de la región en esta zona. En este momento, Camboya había perdido su salida al mar y sus zonas más ricas en arroz y cultivo, la situación era delicada, ya que Vietnam continuaba y quería absorber por completo a Camboya, pero no pudo, porque el invasor también fue invadido por los franceses.

En el siglo XIX Camboya se convirtió en un protectorado francés, junto a Laos y a Vietnam, formando Indochina.


En la década de 1870, los oficiales franceses asentados en Camboya empezaron a presionar para lograr un mayor control sobre los asuntos internos. En 1884, el rey Norodom se vio forzado a firmar un tratado que transformó su país en una auténtica colonia y provocó una rebelión de dos años que constituyó el único gran levantamiento en Camboya antes de la II Guerra Mundial. La rebelión finalizó cuando el rey persuadió a los rebeldes de abandonar las armas a cambio del retorno a la situación anterior.

Durante las décadas siguientes, los oficiales camboyanos de alto rango abrieron la puerta al control francés directo sobre la administración del país. Los franceses mantuvieron la corte de Norodom en un esplendor desconocido desde el apogeo de Angkor, lo que ayudó a afianzar la posición de la monarquía. En 1907, los propios franceses presionaron a Tailandia para que devolviera las provincias del noroeste de Battambang, Siem Reap y Preah Vihear a cambio de concesiones territoriales de Laos a los tailandeses. Esto significó que Angkor volviera a control camboyano por primera vez en más de un siglo.

A Norodom I le sucedió Sisowath (1904-1927), y a este, el rey Monivong (1927-1941). A la muerte de Monivong, el gobernador general francés de la Indochina ocupada por Japón, el almirante Jean Decoux, colocó al príncipe Norodom Sihanouk, de 19 años, en el trono camboyano. 


Durante la II Guerra Mundial, las fuerzas niponas ocuparon la mayor parte de Asia, y Camboya no fue una excepción. Sin embargo, los japoneses permitieron a la Francia de Vichy, aliada de los alemanes, controlar Camboya. El precio fue conceder a Tailandia (un aliado japonés, si puede llamarse así) gran parte de las provincias de Battambang y Siem Reap de nuevo, zonas que no fueron devueltas hasta 1947. Sin embargo, tras la caída de París en 1944, los japoneses se vieron forzados a tomar el control directo del territorio a principios de 1945.

Tras la II Guerra Mundial, los franceses regresaron y convirtieron a Camboya en un Estado autónomo dentro de la Unión Francesa, pero manteniendo el control de facto. Los años inmediatamente posteriores a la guerra estuvieron marcados por las disputas entre varias facciones políticas del país, una situación que se hizo más inestable por la guerra entre franceses y vietnamitas, que luego se extendió a Laos, y finalmente, a Camboya.

La guerra acabó tras los acuerdos de la Conferencia de Ginebra en mayo de 1954, que puso fin al control francés de Indochina. 


El 9 de noviembre de 1953 se proclamó la independencia de Camboya y en 1955 Sihanouk abdicó al trono, un golpe maestro que otorgó a Sihanouk tanto autoridad real como poder político. Su partido, recién creado, Sangkum Reastr Niyum (Comunidad Socialista Popular), ganó todos los escaños del Parlamento en las elecciones de septiembre de 1955, y Sihanouk dirigió la política del país durante los 15 años siguientes.

En 1965, Sihanouk, convencido de que EE UU había estado conspirando contra él y su familia, rompió relaciones diplomáticas con Washington y se alió con los norvietnamitas y China. Además permitió a los comunistas usar el territorio camboyano en su enfrentamiento contra Vietnam del Sur y EE UU. En marzo de 1970, mientras Sihanouk se encontraba de viaje en Francia, el mariscal Lon Nol y el príncipe Sisowath Sirik Matak, primo de Sihanouk, protagonizaron un golpe de estado con la ayuda de Estados Unidos. Sihanouk se estableció entonces en Pekin, donde formó un gobierno en el exilio a la vez que establecía una alianza con un movimiento revolucionario que él llamó "Jemeres Rojos". 


El principal líder de los guerrilleros Jemeres Rojos se hacia llamar Pol Pot, de 50 años de edad, quien estudio budismo en su adolescencia. Según investigadores, una de sus hermanas fue aceptada como integrante del cuerpo de baile de palacio real del reinado de Camboya y terminó como concubina de la corte y sufrió continuos desprecios como objeto sexual de los poderosos. Pol Pot, que vivía en el mismo recinto que ella, era testigo diario de la amargura de la muchacha, lo que le creó un odio visceral contra todo lo que representaba la monarquía.

En su juventud se afilio a los movimientos independentistas y comunistas de Indochina contra el colonialismo francés, aunque desde su inicio rechazó las ideas de Ho Chi Minh de unidad de todos los revolucionarios de la región y por el contrario estimuló el odio a Vietnam y a sus habitantes y espoleó un nacionalismo a ultranza y pretensiones de adueñarse de regiones fronterizas del sur de ese país.

Con el control del país en manos de los norteamericanos, sus bombarderos B-52, arrojaron 280.000 bombas sobre Camboya, tres veces más explosivos que durante todos los lanzados contra Japón durante la II Guerra Mundial. En su intento de destruir las fuerzas vietnamitas mataron a centenares de miles de camboyanos pero paradójicamente los ataques fortalecieron a Pol Pot, quien tuvo el apoyo de amplios sectores campesinos la mayoría iletrada e ignorante de cualquier posición ideológica los cuales integraron sus fuerzas y lo consideraban un semi dios. El 16 de abril de 1975, los Jemeres Rojos entraron en Phnom Penh, solo dos semanas antes del fin de la guerra en Vietnam tras la caída de Saigón (ver post)

Paroxismo de terror
A partir de aquí comenzó la locura: ciudades despobladas con sus habitantes desplazados al campo, único lugar libre del nefasto capitalismo donde llegaron a trabajar entre 12 y 14 horas diarias. Fueron exterminados aldeas enteras sin distinción de mujeres, ni niños de las etnias de origen vietnamitas y otros miles fueron ejecutados dentro de las propias filas de los partidarios del régimen por acusaciones de tener simpatías con Vietnam, EEUU, la URSS o cualquier otro país del mundo. 

Pol Pot ordenó el casi completo aislamiento del país, instaurando una economía autosuficiente basada en la agricultura. Los extranjeros fueron expulsados del país y las embajadas fueron cerradas (a excepción de las de países simpatizantes como China y Corea del Norte). 

Se destruyeron los vehículos a motor, las bibliotecas y las medicinas. Los bancos fueron destruidos hasta los cimientos, al igual que buena parte de las ciudades. Se prohibió la moneda, el comercio, el mercado, las religiones, las escuelas, la literatura y toda forma de arte y cultura, ya que Camboya, ahora rebautizada Kampuchea, podía basarse sólo en la sabiduría popular. 

La primera solución para los que Pol Pot consideró sus enemigos fue la muerte administrada por igual y sin contemplaciones para funcionarios y militares del antiguo régimen, a integrantes de la realeza y a todos los que tuvieran enseñanza superior o parecieran intelectuales, juntos con su familia para que los intelectuales no pudieran tomar el poder. El país se lleno de centros de torturas y ejecuciones, instaladas en escuelas.

Pol Pot
En esta locura y dentro de la destrucción de todas las élites intelectuales a las que se consideraba subversivos, se asesinó a profesores, abogados o médicos. En esta espiral de destrucción se eliminó después a los que sabían un segundo idioma y finalmente, según relatos, a todos los que llevaban gafas, pues los lentes eran síntoma de veleidad intelectual. Se eliminaron los conglomerados urbanos y se declaró a los habitantes de la ciudad como enemigos del Estado y fueron enviados a campos de concentración donde eran obligados a trabajar, sin alimentación hasta morir.

El genocidio que cometió Pol Pot sobre la población camboyana fue el más terrible crimen desde el Holocausto. Causo cerca de dos millones de muertos, no solo por ejecuciones y torturas, sino por las epidemias y hambrunas que producía las características agrarias del Régimen. Hay que recordar que todo esto se produjo ante la impasibilidad de la ONU y de las grandes potencias, las cuales decidieron mirar para otro lado y no hacer absolutamente nada, que es lo que suelen hacer cuando no hay en juego grandes intereses económicos, (Recordemos también el genocidio de Ruanda, llevado a cabo ante las narices de la inservible ONU). Solo a partir de 1993 Occidente se dedicaría a investigar el Genocidio Camboyano. Según datos del Banco Mundial, la expectativa de vida en ese país en 1977 era de  poco más de 19 años. Compárese este dato con el de Vietnam, que en el peor momento de la guerra era de 59 años (click sobre la imagen para ampliarla).



Las continuas incursiones de los Jemeres Rojos en su territorio, provocaron la reacción vietnamita el día de navidad de 1978, Decididos a terminar con el gobierno de Pol Pot Hanoi lanzó una ofensiva que se prolongaría hasta el 7 de enero del siguiente año, cuando el ejército de Vietnam tomó Phnom Penh, para el alivio de muchos camboyanos. El Príncipe Norodom Sihanouk, volvió a refugiarse una vez más en China, mientras que Pol Pot y algunos de sus seguidores huyeron a la selvas del norte del país con la intención de continuar la lucha con el apoyo de Estados Unidos y Tailandia, quienes temían la expansión del comunismo vietnamita a otras regiones.

China respondió a la invasión vietnamita a su aliado, pero debió retirarse debido a la intervención de la URSS en apoyo de su aliado Vietnam.

En 1982, los Jemeres Rojos se unen a otros frentes guerrilleros dirigidos por el príncipe Norodom Sihanouk, quien es nombrado presidente de la Coalición Camboyana. En 1985, Pol Pot renuncia a la dirección de los Jemeres Rojos, aunque mantiene una cuota de poder en el Partido. En 1988, Vietnam plantea retirarse de Camboya a cambio de que los Jemeres Rojos desaparezcan de la esfera política.

En 1989 se produce una Conferencia Internacional sobre Camboya en Francia. En ella China se compromete a dejar de ayudar a los Jemeres Rojos a cambio de la retirada de Vietnam de Camboya. El 23 de octubre de 1991 se firmaba en París un acuerdo que debía traer a Camboya la paz y fundar las bases de un Estado de Derecho democrático, estableciéndose en Camboya un gobierno de transición supervisado por la Organización de Naciones Unidas. El príncipe Sihanouk regresa al país y se reinstauró la monarquía constitucional. En 1996 los Jemeres Rojos empiezan a fraccionarse, abandonado la lucha muchos de sus miembros. El 25 de julio de 1997, Ta Mok, líder de lo que quedaba de los Jemeres Rojos, ordena el arresto de Pol Pot, y luego de un juicio popular se le condenó a vivir en cautiverio. Los Acuerdos de París fueron sin duda un paso importante en el declive de los Jemeres Rojos, que acabarían deponiendo las armas definitivamente en 1998, tras la muerte de Pol Pot el 15 de abril de 1998 y el arresto de Ta Mok mientras intentaba huir a Tailandia.

Las luchas que asolaron el país en el siglo XX han desaparecido totalmente y solo resta el problema de los juicios a los responsables del genocidio de cerca de aproximadamente un cuarto de la población del país. Para tener una idea de la dimensión de este número, digamos que la Segunda Guerra Mundial le costó la vida a aproximadamente el 10% de la población en Alemania.

En la actualidad
La población ha recuperado la mayor parte de las enormes pérdidas durante dicho genocidio y la capital concentra gran parte del crecimiento. La inmensa mayoría de los camboyanos practica la religión budista, aunque hay una pequeña minoría islámica, los cham.

La economía camboyana ha gozado los últimos dos decenios de una notable expansión, apoyada en un próspero sector primario en el valle del Mekong, la inversión extranjera en industrias y servicios, la exportación de manufacturas industriales y el auge del turismo. Sin embargo, todavía hay graves problemas como la falta de infraestructuras de transporte, la elevada corrupción política y la escasez de mano de obra cualificada.

Vista nocturna de Phnom Penh en la actualidad
La visita al Museo del Genocidio Camboyano de Tuol Sleng ubicado en lo que fuera S-21, la prisión de alta seguridad que Pol Pot y los Jemeres Rojos establecieron en la capital de Camboya, Phnom Penh, es una de las visitas más duras que se pueden hacer en Camboya y de hecho, en todo el mundo. Sin embargo, también supone una enorme lección de historia contemporánea y del sufrimiento extremo al que fueron sometidos millones de camboyanos hace tan sólo unos años.

También en Facebook en https://www.facebook.com/elkronoscopio/posts/2446236228935515

Puede interesarle:

lunes, 22 de enero de 2018

Auschwitz: La capital del horror

El antisemitismo era una de las tendencias más profundamente arraigadas de la doctrina nazi; sin embargo, la trágica realidad que se escondía tras las vanas teorías de superioridad racial y de supremacía aria, proclamadas por los jerarcas nazis, sólo apareció con toda claridad cuando, tras la rápida expansión del tercer Reich, éste tuvo bajo su poder millones de seres "infrahumanos", indeseables, hebreos, etc. Los primeros intentos de exterminio en masa fueron un tanto titubeantes y burdos. Pero la capacidad de organización alemana supo vencer la batalla de la "sistematización" en los campos de Auschwitz-Birkenau, que, en 1943, alcanzaron una perfección extrema y una siniestra eficacia. 

Auschwitz es una pequeña ciudad en lo que ahora es Polonia, pero el nombre Auschwitz también se refiere a tres campos de prisioneros separados llamados Auschwitz I, Auschwitz II y Auschwitz III, todos los cuales estaban ubicados a las afueras de la ciudad. El complejo de Auschwitz era un campo de exterminio, un campo de trabajos forzados, un campo de tránsito y un campo de concentración, todo en uno.

Cuando se construyeron las líneas de ferrocarril en el siglo XIX, la pequeña ciudad de Auschwitz, en el cruce de tres imperios, se convirtió en la encrucijada de Europa. Había 44 líneas de trenes que llegaban a Auschwitz.

Fue porque Auschwitz era un cruce ferroviario tan importante que se construyó un campamento para trabajadores migrantes en un suburbio de la ciudad en 1916; los trabajadores agrícolas de temporada de toda Europa fueron enviados desde Auschwitz a los grandes estados alemanes. El campamento de trabajadores migrantes, con sus hermosos edificios de cuarteles de ladrillo, fue el lugar que finalmente se convirtió en el campo de concentración de Auschwitz I.

En 1919, Polonia volvió a ser un país independiente y Auschwitz se convirtió en una ciudad polaca llamada Oswiecim. El antiguo campamento de trabajadores migrantes fue utilizado como guarnición por el ejército polaco.

Auschwitz I era el campo principal; era un campo de concentración de Clase I, que se inauguró en junio de 1940 en los cuarteles de una antigua guarnición del ejército polaco. Los primeros prisioneros eran en su mayoría prisioneros políticos polacos no judíos, pero algunos judíos también fueron encarcelados allí.

Auschwitz II fue el campo de exterminio donde más de un millón de prisioneros, principalmente judíos, fueron asesinados, principalmente en cámaras de gas; hoy, es el cementerio judío más grande del mundo, el lugar donde las cenizas de las víctimas inocentes se esparcieron por los campos, arrojados a los ríos o arrojados a varios estanques pequeños hace sesenta y cinco años.

Auschwitz III era un campo de trabajo donde los prisioneros trabajaban en las fábricas de la compañía IG Farben, junto con los trabajadores civiles que no eran prisioneros.El campo principal de Auschwitz originalmente tenía 20 edificios de cuarteles de ladrillo; 14 de ellos eran edificios de una sola planta y 6 tenían dos pisos de altura. Cuando este campamento se convirtió en el campo de concentración de Auschwitz, se agregó una segunda historia a los 14 edificios de una planta y se agregaron 8 nuevos edificios de dos pisos, lo que hace un total de 28 edificios de barracones. Entre 13,000 y 16,000 prisioneros de los campos de concentración estaban abarrotados en estos 28 edificios donde dormían en literas de tres niveles. En un momento, en 1942, había 20,000 prisioneros en el campo principal de Auschwitz.

Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939 y la ciudad de Oswiecim fue capturada el 6 de septiembre. Tras la conquista de Polonia, el nombre de la ciudad volvió a Auschwitz.

Los comandantes del complejo de campos de concentración de Auschwitz fueron el Teniente Coronel de las SS Rudolf Höss desde mayo de 1940 hasta noviembre de 1943, el Teniente Coronel de las SS Arthur Liebehenschel desde noviembre de 1943 hasta mediados de mayo de 1944, y el Mayor de las SS Richard Baer desde mediados de mayo de 1944 hasta el 27 de enero de 1945. Mientras Auschwitz-Birkenau fue independiente (desde noviembre de 1943 hasta noviembre de 1944) sus comandantes fueron el Teniente Coronel de las SS Friedrich Hartjenstein desde noviembre de 1943 hasta mediados de mayo de 1944 y el Capitán de las SS Josef Kremer desde mediados de mayo hasta noviembre de 1944. El comandante del campo de concentración de Monowitz fue el Capitán de las SS Heinrich Schwarz, quien estuvo en ese cargo desde noviembre de 1943 hasta enero de 1945. 

Rudolf Franz Ferdinand Höss 
(otras grafías: Rudolf Hoess o Hoss o Höß, no confundir con Rudolf Hess) nació el 25 de noviembre de 1900 y murió el 16 de abril de 1947. Fue un oficial alemán miembro de las Schutzstaffel (SS) y las Waffen-SS con el rango de SS-Obersturmbannführer. Fue comandante del  campo de Auschwitz.  Fue el mayor asesino en masa de la historia, el arquitecto y SS Kommandant del mayor centro asesino jamás creado, el campo de exterminio Auschwitz, cuyo nombre ha llegado a simbolizar el último descenso de la humanidad al mal. Responsable de exterminar a 2,5 millones de personas en la Segunda Guerra Mundial, era un católico amable y felizmente casado que disfrutaba de la vida familiar normal con sus cinco hijos a pesar de su vista de las chimeneas de los hornos de crematorios desde la ventana de su dormitorio.

Rudolf Höss nació en Baden-Baden y se educó en una familia católica muy creyente. A pesar de los deseos de sus padres que fuera sacerdote, apenas cumplidos los 15 años se alistó voluntario en la Primera Guerra Mundial, en el frente turco, ascendiendo en 1917 a sargento y recibiendo varias condecoraciones inclusive la Cruz de Hierro. Tras la derrota fue miembro del cuerpo de voluntarios en las antiguas provincias del Báltico, en la Alta Silesia y en la cuenca del Ruhr.

En 1933 solicitó ser miembro de los SS y fue aceptado en 1934; también se hizo miembro del Totenkopfverband ("Unidad de la Calavera"). El mismo año, lo transfirieron al campo de prisioneros de Dachau, donde le dieron la oficina de Blockführer ("líder del bloque") en 1935.

En 1938, se recibe de SS-Hauptsturmführer (un rango de la SS que fue usado entre los años 1934 y 1945. Equivale al grado de capitán) y se hizo ayudante en el campo de prisioneros de Sachsenhausen, en 1939. Finalmente llegó a ser el comandante de Auschwitz en 1940, una posición en la cual él permanecería hasta finales de 1943, en ese periodo alcanzó a relacionarse con el médico Josef Mengele(ver post "El Ángel de la Muerte").

En mayo de 1941, el comandante de las SS Heinrich Himmler le dijo a Höss que Adolf Hitler había dado órdenes para la solución final de la cuestión judía, y que había elegido el campo de Auschwitz para ese propósito. Höss convirtió Auschwitz en un campo de exterminio e instaló cámaras de gas y crematorios.

Con la máxima eficiencia, Auschwitz tenía la capacidad de "deshacerse de diez mil personas en 24 horas", como testificaría Rudolf Höss durante los Juicios de Crímenes de Guerra después de la Segunda Guerra Mundial. Testigo tras testigo, documento tras documento produjo evidencia irrefutable de los crímenes cometidos, y ningún testigo fue más impactante que Rudolf Höss, quien explicó tranquilamente cómo había llegado a exterminar a tal increíble cantidad de personas. 

Terminada la guerra en Alemania, el 8 de mayo de 1945, Höss vestido como sub oficial de la armada alemana, se alejó hacia las costas del Báltico donde cayó en manos de los aliados, pero por no encontrarse pruebas de ningún tipo dado su nombre falso (Franz Lang) y su calidad de agricultor profesional, obtuvo una liberación anticipada. Fue empleado como obrero agrícola en una granja cerca de Flossenburg, no lejos de la frontera con Dinamarca. Permaneció ahí ocho meses. La Policia Militar reinició su búsqueda. Fue arrestado por la policía militar aliada en 1946, entregado a las autoridades polacas, que lo juzgaron en 1947. Fue condenado a muerte y regresó a Auschwitz para ser ahorcado a la entrada de la cámara de gas.

En sus Memorias carcelarias, escritas por Adolf Eichmann poco antes de su ejecución por crímenes contra la humanidad, Eichmann relata cómo fue asignado a principios de 1942 para visitar el campo de exterminio de Auschwitz e informar a los superiores sobre el asesinato de judíos. Los métodos seguían siendo crudos, pero representaban un horrible anticipo de las cámaras de gas y los crematorios de estilo industrial que iban a seguir.
"Höss, el Kommandant, me dijo que usó ácido sulfúrico para matar. Filtros de algodón redondos fueron empapados con este veneno y arrojados a las habitaciones donde los judíos estaban reunidos. El veneno fue instantáneamente fatal. Quemó los cadáveres en una parrilla de hierro, al aire libre. Me condujo a una zanja poco profunda donde acababan de quemar una gran cantidad de cadáveres”. 
Rudolf Höss descubrió que la gasificación con monóxido de carbono, el método recomendado, era ineficaz e introdujo el gas de cianuro Zyklon B. Más tarde recordó:
"El gaseamiento se llevó a cabo en las celdas de detención del Bloque 11. Protegido por una máscara de gas, vi cómo me mataban. En las celdas atestadas, la muerte llegaba instantáneamente en el momento en que se arrojaba el Zyklon B. Un grito corto y casi sofocado y todo había terminado ... Debo admitir que esta gaseosa tranquilizó mi mente, ya que el exterminio masivo de los judíos iba a comenzar pronto, y en ese momento ni Eichmann ni yo estábamos seguros de cómo eran estos asesinatos en masa para llevarlo a cabo. Sería por gas, pero no sabíamos qué gas y cómo se iba a utilizar. Ahora teníamos el gas, y habíamos establecido un procedimiento". 
Auschwitz se convirtió en el centro de exterminio donde mataron al mayor número de judíos europeos. Después de un gaseamiento experimental en septiembre de 1941 de 850 presos malnutridos y enfermos, el asesinato masivo se convirtió en una rutina diaria.

A mediados de 1942, la matanza masiva de judíos usando Zyklon-B comenzó en Auschwitz, donde el exterminio se llevó a cabo a escala industrial con 2,5 millones de personas finalmente asesinadas por gaseamiento, inanición, enfermedades y disparos.

El número total de judíos gaseados durante el Holocausto, como se indicó en una exhibición en el Museo Wannsee en Berlín, es de 3,652,000. Esto incluye a los judíos que fueron gaseados en Chelmno, Treblinka, Belzec, Sobibor y Majdanek, así como Auschwitz-Birkenau .

En Auschwitz, los llamados médicos del campo, médicos y científicos alemanes, realizaron viles y potencialmente letales experimentos médicos en campos de concentración, presos y torturaron a niños judíos, gitanos y muchos otros. Los "pacientes" fueron colocados en cámaras de presión, evaluados con drogas, castrados, congelados hasta la muerte y expuestos a varios otros traumas.

A fines de 1943, Rudolf Höss fue nombrado inspector jefe de los campos de concentración y trabajó duro para mejorar la "eficiencia" de los otros centros de exterminio. Realizó su trabajo tan bien que fue felicitado en un informe de las SS de 1944 que lo llamó "un verdadero pionero en esta área debido a sus nuevas ideas y métodos educativos".

Rudolf Höss relató antes de su ejecución cómo a menudo se sentía débil de rodillas al tener que empujar a cientos de niños gritones y suplicantes a las cámaras de gas: 
"Sin embargo, siempre me sentí avergonzado de esta debilidad mía después de hablar con Adolf Eichmann. Me explicó que eran especialmente los niños los que tenían que ser asesinados primero, porque donde estaba la lógica de matar a una generación de personas mayores y dejar viva una generación de jóvenes que pueden ser posibles vengadores de sus padres y pueden constituir un nuevo sistema biológico para el resurgimiento de esta gente ". 
Extractos del testimonio firmado de Höss en los juicios de crímenes de guerra de Nuremberg después de la guerra:
RUDOLF FRANZ FERDINAND HÖSS, siendo el primero debidamente jurado, deponga y diga lo siguiente:
 Tengo cuarenta y seis años, y he sido miembro del NSDAP desde 1922, miembro de las SS desde 1934, miembro del Waffen SS desde 1939. Fui miembro desde el 1 de diciembre de 1934 de la Unidad de Guardia de las SS, la llamado Formación Calavera (Totenkopf Verband). 
 He estado constantemente asociado con la administración de campos de concentración desde 1934, sirviendo en Dachau hasta 1938; luego como Ayudante en Sachsenhausen desde 1938 hasta el 1/5/1940, cuando fui nombrado Kommandant de Auschwitz. Ordené a Auschwitz hasta el 1. ° de diciembre de 1943 y estimé que al menos 2.5 millones de víctimas fueron ejecutadas y exterminadas allí gaseando y quemando, y al menos otro medio millón sucumbió a la inanición y la enfermedad, haciendo un total muerto de alrededor de 3 millones. Esta cifra representa alrededor del 70-80% de todas las personas enviadas a Auschwitz como prisioneras, el resto ha sido seleccionado y utilizado para el trabajo esclavo en las industrias de campos de concentración; incluidos entre los ejecutados y quemados eran aproximadamente 20, 000 prisioneros de guerra rusos (previamente ocultos en jaulas de prisioneros de guerra por la Gestapo) que fueron entregados en Auschwitz en los transportes de la Wehrmacht operados por oficiales y hombres regulares de la Wehrmacht. El resto del número total de víctimas incluía alrededor de 100.000 judíos alemanes, y un gran número de ciudadanos, en su mayoría judíos, de Holanda, Francia, Bélgica, Polonia, Hungría, Checoslovaquia, Grecia u otros países. Ejecutamos a unos 400,000 judíos húngaros solo en Auschwitz en el verano de 1944.
 Las ejecuciones masivas por gaseamiento comenzaron durante el verano de 1941 y continuaron hasta el otoño de 1944. Personalmente supervisé las ejecuciones en Auschwitz hasta el 1 de diciembre de 1943 y sé por mis continuos deberes en la Inspectoría de Campos de Concentración, WVHA, que estas ejecuciones masivas continuaron como se indicó anteriormente. Todas las ejecuciones en masa por gaseamiento se realizaron bajo el orden directo, la supervisión y la responsabilidad de RSHA. Recibí todas las órdenes de llevar a cabo estas ejecuciones en masa directamente desde RSHA.
 La 'Solución Final' de la cuestión judía significó el exterminio completo de todos los judíos en Europa. Me ordenaron establecer instalaciones de exterminio en Auschwitz en 6/1941. En ese momento, ya había en el Gobierno General otros tres campos de exterminio: Belzek, Treblinka y Wolzek. Estos campos estaban bajo el Einsatzkommando de la Policía de Seguridad y SD. Visité Treblinka para descubrir cómo llevaron a cabo sus exterminaciones. El comandante del campo en Treblinka me dijo que había liquidado 80,000 en el transcurso de medio año. Estaba principalmente preocupado por liquidar a todos los judíos del gueto de Varsovia. Él usó gas de monóxido, y no pensé que sus métodos fueran muy eficientes. Cuando instalé el edificio de exterminio en Auschwitz, utilicé Zyklon B, que era un ácido prúsico cristalizado que dejamos caer en la cámara de la muerte desde una pequeña abertura. Tomó de 3 a 15 minutos matar a las personas en la cámara de la muerte, dependiendo de las condiciones climáticas. Sabíamos cuándo la gente estaba muerta porque sus gritos se detuvieron. Por lo general, esperamos una media hora antes de abrir las puertas y retirar los cuerpos. Después de que los cuerpos fueron removidos, nuestros Kommandos especiales quitaron los anillos y extrajeron el oro de los dientes de los cadáveres.
 Otra mejora que hicimos sobre Treblinka fue que construimos nuestra cámara de gas para acomodar a 2000 personas a la vez, mientras que en Treblinka sus 10 cámaras de gas solo acomodaban a 200 personas cada una. La forma en que seleccionamos a nuestras víctimas fue la siguiente: tuvimos dos doctores de las SS de turno en Auschwitz para examinar el transporte de prisioneros. Los prisioneros serían conducidos por uno de los médicos que tomaría decisiones al pasar. Aquellos que estaban en condiciones de trabajar fueron enviados al campamento. Otros fueron enviados inmediatamente a las plantas de exterminio. Los niños de tierna edad fueron invariablemente exterminados ya que por su juventud no pudieron trabajar. Otra mejora que hicimos con respecto a Treblinka fue que en Treblinka las víctimas casi siempre sabían que iban a ser exterminadas y en Auschwitz intentamos engañar a las víctimas haciéndoles creer que iban a pasar por un proceso de despiojamiento. Por supuesto, con frecuencia se dieron cuenta de nuestras verdaderas intenciones y, a veces, tuvimos disturbios y dificultades debido a ese hecho. Con mucha frecuencia, las mujeres escondían a sus hijos debajo de la ropa, pero, por supuesto, cuando los encontramos los enviamos a los niños para que los exterminen. Se nos exigía llevar a cabo estos exterminios en secreto, pero, por supuesto, el hedor asqueroso y nauseabundo de la quema continua de cuerpos impregnaba toda el área y todas las personas que vivían en las comunidades circundantes sabían que estaban ocurriendo exterminios en Auschwitz. Por supuesto, con frecuencia se dieron cuenta de nuestras verdaderas intenciones y, a veces, tuvimos disturbios y dificultades debido a ese hecho. Con mucha frecuencia, las mujeres escondían a sus hijos debajo de la ropa, pero, por supuesto, cuando los encontramos los enviamos a los niños para que los exterminen. Se nos exigía llevar a cabo estos exterminios en secreto, pero, por supuesto, el hedor asqueroso y nauseabundo de la quema continua de cuerpos impregnaba toda el área y todas las personas que vivían en las comunidades circundantes sabían que estaban ocurriendo exterminios en Auschwitz.
 Por supuesto, con frecuencia se dieron cuenta de nuestras verdaderas intenciones y, a veces, tuvimos disturbios y dificultades debido a ese hecho. Con mucha frecuencia, las mujeres escondían a sus hijos debajo de la ropa, pero, por supuesto, cuando los encontramos los enviamos a los niños para que los exterminen. Se nos exigía llevar a cabo estos exterminios en secreto, pero, por supuesto, el hedor asqueroso y nauseabundo de la quema continua de cuerpos impregnaba toda el área y todas las personas que vivían en las comunidades circundantes sabían que estaban ocurriendo exterminios en Auschwitz.
 Recibimos de vez en cuando presos especiales de la oficina local de la Gestapo. Los doctores de las SS mataron a esos prisioneros con inyecciones de bencina. Los médicos tenían órdenes de escribir certificados de defunción ordinarios y podían justificar la causa de la muerte.
 De vez en cuando realizamos experimentos médicos con mujeres reclusas, incluida la esterilización y experimentos relacionados con el cáncer. La mayoría de las personas que murieron bajo estos experimentos ya habían sido condenadas a muerte por la Gestapo.
 Comprendo inglés como está escrito arriba. Las declaraciones anteriores son verdaderas; esta declaración es hecha por mí voluntariamente y sin compulsión; Después de leer la declaración, he firmado y ejecutado lo mismo en Nuremberg, Alemania, el 4/5/1946. - Rudolf Höss".

Arthur Liebehenschel 
Nacido el 25 de noviembre de 1901, fue un oficial Nazi que dirigió el Campo de concentración de Auschwitz en 1943 al dejar su cargo Rudolf Höss. Tras la Guerra, fue extraditado a Polonia por parte del ejército de Estados Unidos. En 1947, fue condenado a muerte por el Tribunal Supremo del Pueblo y ejecutado en Cracovia.

Arthur Liebenhenschel fue Obersturmbannführer de las SS, correspondiente al rango de Teniente Coronel. Nació en 1901. Miembro de la NSDAP y de las SS fue, a partir de 1934, oficial ayudante en el campo de concentración de Lichtenburg y se trasladó en 1936 a Berlín, a la Dirección de los Campos de Concentración. En 1942 se creó el WVHA de las SS, la oficina económica que controlaba el administración de los campos de concentración; en el recién formado grupo de oficinas D para los campos de concentración se hizo cargo de la Oficina central, la oficina DI. El 1 de noviembre de 1943 sucedió a Rudolf Höss en Auschwitz como Comandante del campo central y también como veterano del régimen concentracionario.

Liebehenschel fue Comandante de Auschwitz 1, el campo principal, durante cinco meses, comenzando el 1 de diciembre de 1943, luego de reemplazar a Rudolf Höss, quien fue enviado a Oranienburg para hacerse cargo del antiguo trabajo de Liebehenschel en la WVHA,  Höss había sido el Comandante de los tres campos de Auschwitz (Auschwitz I, Birkenau y Monowitz), pero Liebehenschel era solo el Comandante del campo de Auschwitz I.

En su juicio posterior a la guerra, un alemán que había trabajado con Liehehenschel testificó que el Comandante había viajado una vez a Oranienburg en un intento de detener el gaseamiento de 500 prisioneros. Todos los castigos en los campos de concentración debían ser autorizados por la WVHA en Oranienburg.

Varios ex prisioneros en Auschwitz testificaron por la defensa de que Liebehenschel había mejorado las condiciones en el campo. A Liebehenschel se le atribuye el derribo de las celdas permanentes en el sótano del Bloque 11, que desde entonces se han reconstruido para el beneficio de los turistas.

En 1944 fue sustituido y trasladado al campo de concentración de Lublin (Majdanek) como comandante. Tras la evacuación de ese campo, en julio de 1944, fue trasladado a Trieste, a la oficina del Führer Superior de las SS y de la Policía Odilo Globocnik. En 1947, Liebehenschel fue condenado a muerte por el Tribunal Popular Supremo en Cracovia siendo ejecutado allí el 24 de enero de 1948.

Richard Baer 
Nacido el 9 de septiembre de 1911 en Baviera (Alemania). Aprendió como profesión el arte de la pastelería aunque estuvo desempleado desde 1930 hasta que se alistó en la sección de vigilancia en el campo de concentración de Dachau en el año 1933. Nueve años más tarde Richard Baer se afilió a las SS, concretamente, a las unidades de la calavera de las SS. Este hecho provocó que en 1942 fuera nombrado oficial del campo de concentración de Neuengamme. Allí participó en la matanza de prisioneros de guerra soviéticos en una cámara de gas especial y en la selección de prisioneros para la llamada Operación 14f13 en el Programa de Eutanasia T-4.  del SS Obergruppenführer Philipp Bouhler y Karl Brandt SS Gruppenführer Brandt, médico personal de Hitler,

Un año más tarde (1943) lo nombraron oficial adjunto (ayudante) de SS-Obergruppenführer Oswald Pohl, jefe de la oficina central de Economía y Administración. En mayo de 1944 hasta el fin del campo de concentración en enero de 1945, Richard Baer fue el tercer comandante del campo de concentración de Auschwitz. 

Desde noviembre de 1942 hasta mayo de 1944, Baer fue ayudante del SS Obergruppenführer Oswald Pohl, entonces jefe de la WVHA. En noviembre de 1943, se hizo cargo del departamento DI, la "Inspección de los campos de concentración". Sucedió a Arthur Liebehenschel, considerado por Heinrich Himmler como demasiado "suave" con los prisioneros, como el tercer y último comandante de Auschwitz desde el 11 de mayo de 1944 hasta la disolución final del campo a principios de 1945.

Al final de la guerra, Baer huyó y vivió cerca de Hamburgo como Karl Egon Neumann, un trabajador forestal. En el curso de la investigación en los Juicios de Auschwitz de Frankfurt, se emitió una orden de arresto en octubre de 1960 y su fotografía se imprimió en periódicos; un compañero de trabajo en la propiedad de Otto von Bismarck informó que Baer estaba trabajando como guardabosque allí. Cuando los funcionarios confrontaron a "Neumann" en el bosque en la madrugada del 20 de diciembre de 1960, al principio negó todo, sin embargo, finalmente admitió su verdadera identidad. Siguiendo el consejo de su abogado, se negó a declarar y murió de un ataque al corazón en detención preventiva el 17 de junio de 1963, a los 51 años.

Si es Bayer, es bueno
Muchos libros se han escrito sobre Auschwitz, esto es solo un humilde resumen. Sin embargo, no estaría completo si no señaláramos un aspecto menos conocido de la cuestión

Como se señaló más arriba, en el campo Auschwitz III había fábricas de IG Farben en las que trabajaban, en condiciones de esclavitud los prisioneros.

El emporio empresarial económico alemán más poderoso de la primera mitad del siglo XX fue Interessengemeinschaft Farben o IG Farben, para abreviar. Interessengemeinschaft significa "Asociación de intereses comunes" y no era más que un poderoso cártel de BASF, Bayer, Agfa, Hoechst y otras compañías químicas y farmacéuticas alemanas. IG Farben fue el mayor donante de la campaña electoral de Adolph Hitler. Un año antes de que Hitler tomara el poder, IG Farben donó 400,000 marcos a Hitler y su partido Nazi. En consecuencia, después de la toma del poder por parte de Hitler, IG Farben fue el mayor beneficiado de la conquista alemana del mundo, la Segunda Guerra Mundial.

El cien por ciento de todos los explosivos y de toda la gasolina sintética provino de las fábricas de IG Farben. Cada vez que la Wehrmacht alemana conquistaba otro país, IG Farben lo seguía, tomando sistemáticamente las industrias de esos países. A través de esta estrecha colaboración con la Wehrmacht de Hitler, IG Farben participó en el saqueo de Austria, Checoslovaquia, Polonia, Noruega, Holanda, Bélgica, Francia y todos los demás países conquistados por los nazis.

La investigación del gobierno de los Estados Unidos de todos los factores que condujeron a la Segunda Guerra Mundial en 1946 llegó a la conclusión de que sin IG Farben, la Segunda Guerra Mundial simplemente no habría sido posible. Tenemos que enfrentarnos al hecho de que no fue el psicópata, Adolf Hitler, o los malos genes del pueblo alemán lo que provocó la Segunda Guerra Mundial. La codicia económica de compañías como Bayer, BASF y Hoechst fue el factor clave para provocar el Holocausto.

El proyecto principal fue IG Auschwitz, una subsidiaria 100% de IG Farben, el complejo industrial más grande del mundo para la fabricación de gasolina sintética y caucho para la conquista de Europa.
El 14 de abril de 1941, en Ludwigshafen, Otto Armbrust, miembro del directorio de IG Farben responsable del proyecto de Auschwitz, declaró a sus colegas de la junta de IG Farben, "nuestra nueva amistad con las SS es una bendición. Hemos determinado todas las medidas que integran los campos de concentración para beneficiar a nuestra compañía".

Los departamentos farmacéuticos del cártel IG Farben utilizaron a las víctimas de los campos de concentración a su manera: miles de ellos murieron durante experimentos humanos, como la prueba de vacunas nuevas y desconocidas.

No había un plan de jubilación para los prisioneros de IG Auschwitz. Los que estaban demasiado débiles o demasiado enfermos para trabajar fueron seleccionados en la puerta principal de la fábrica de IG Auschwitz y enviados a las cámaras de gas. Incluso el gas químico Zyklon-B utilizado para la aniquilación de millones de personas se derivó de los tableros de dibujo y las fábricas de IG Farben.


En los archivos de Auschwitz se descubrió correspondencia entre el comandante del campo y Bayer Leverkusen. Se trató de la venta de 150 reclusas con fines experimentales: 
"Con vistas a los experimentos planificados con una nueva droga inductora del sueño, agradeceríamos que pudiéramos poner a nuestra disposición un número de prisioneros (...)" 
"Nosotros confirme su respuesta, pero considere que el precio de 200 RM por mujer es demasiado alto. Proponemos pagar no más de 170 RM por mujer. Si esto es aceptable para usted, las mujeres serán puestas en nuestra posesión. Necesitamos unas 150 mujeres (...)"
"Confirmamos su aprobación del acuerdo. Prepare para nosotros 150 mujeres con la mejor salud posible (...)"
"Recibido el pedido de 150 mujeres. A pesar de su condición de maceración, se consideraron satisfactorios. Lo mantendremos informado de los desarrollos relacionados con los experimentos (...)"
"Los experimentos se realizaron. Todas las personas de prueba murieron. Nos comunicaremos con usted en breve sobre un nuevo envío (...)"
El médico de las SS, el Dr. Hoven, testificó esto durante el juicio de Nuremberg: 
"Debería ser conocido en general, y especialmente en los círculos científicos alemanes, que las SS no tenían científicos notables a su disposición. Está claro que los experimentos en los campos de concentración con preparaciones IG solo se llevaron a cabo en interés de la IG, que se esforzó con todos los medios para determinar la eficacia de estas preparaciones. Dejaron que las SS lidiaran con el  trabajo sucio en los campos de concentración. La IG no tenía la intención de hacer público nada de esto, sino más bien poner una cortina de humo alrededor de los experimentos para que (...) pudieran quedarse con los beneficios. No las SS, pero el IG tomó la iniciativa para los experimentos de los campos de concentración ".
El Tribunal Penal de Guerra de Nuremberg condenó a 24 miembros y ejecutivos de la junta de IG Farben por asesinatos en masa, esclavitud y otros crímenes de lesa humanidad. Sorprendentemente, sin embargo, en 1951 todos ellos ya habían sido liberados, y seguían dirigiendo a las corporaciones alemanas.

Debido a la severidad de los crímenes de guerra cometidos por IG Farben durante la Segunda Guerra Mundial, los Aliados consideraron que la empresa estaba demasiado corrompida como para permitirle seguir existiendo, y durante los Juicios de Núremberg ordenaron desmembrar el consorcio. La Unión Soviética se incautó de la mayor parte de los activos de IG Farben localizados en la zona de ocupación soviética como parte de sus reparaciones de guerra, en línea con el Plan Morgenthau. Los Aliados Occidentales sin embargo, en 1951, dividieron la empresa en sus empresas originales constituyentes. Las cuatro más grandes, BASF, Bayer, Hoechst y Agfa, compraron rápidamente a las más pequeñas.

En realidad IG Farben nunca se terminó de disolver y se mantuvo gracias a sus posesiones en inmuebles. En 2001 IG Farben anunció que terminaría de ser liquidada en 2003. La empresa no se termina de liquidar por los juicios pendientes con sus antiguos trabajadores esclavos, que exigen ser compensados. Desde 2012 todavía existe como una corporación "en liquidación", queriendo decir que el objetivo de la existencia continuada de la corporación está siendo terminado y disuelto de una manera ordenada.

De los 24 directivos de IG Farben acusados en el denominado Juicio a la IG Farben (1947-1948) ante un tribunal militar norteamericano en los subsecuentes Juicios de Núremberg, 13 fueron sentenciados a entre uno y ocho años de prisión.

Algunos de aquellos acusados en este juicio se convirtieron en líderes de las compañías de posguerra que se formaron al separarse IG Farben, incluyendo aquellos que fueron sentenciados en Núremberg. Las principales empresas sucesoras de IG Farben en la actualidad son AGFA, Bayer, BASF y Hoechst (ahora parte de Sanofi-Aventis) y Pelikan (que además suministraba la tinta con la que se tatuaba a los prisioneros), las que heredaron el total de las propiedades de IG Farben, pero no así las responsabilidades penales

Puede interesarle:
Asi fue la Segunda Guerra Mundial (Editorial Noguer, 1972)